Incontinencia fecal – no callemos el problema

La incontinencia fecal es una condición más común de lo que pensamos. Puede afectar hasta el 18 % de la población general y probablemente su número sea mayor. Presenta múltiples causas y complejos mecanismos. En general la causa más frecuente es una lesión obstétrica, es decir, un traumatismo durante el parto vaginal.

Esta patología afecta sobre todo generando un gran daño en la calidad de vida de quienes la padecen.

Es preciso una evaluación clínica cuidadosa, examen físico, y a menudo es necesario estudios complementarios como manometría y ecografía.

Las primeras medidas del tratamiento son simples y tienen como objetivo corregir la diarrea y mejorar la consistencia de las heces.

Muchos pacientes se benefician con sesiones de fisioterapia y en algunos casos, se pueden realizar terapias mínimamente invasivas y técnicas quirúrgicas. Entre ellos, destacamos la implantación de un neuroestimulador para mejorar los episodios de incontinencia fecal.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *