¿Por qué mi hijo aún moja la cama?

Mojar la cama es muy común en la infancia, afecta a alrededor del 10% de los niños en edad escolar y al 1-2% al final de la adolescencia. La enuresis, su nombre científico, es por definición la pérdida de orina que se produce durante el sueño a partir de los cinco años de edad. A pesar de la mejora espontánea en el 15% de los casos por año, la enuresis tiene un efecto negativo en la autoestima del niño, lo que lleva al aislamiento social y al estrés familiar.

Mojar la cama es involuntario y nunca ocurre por culpa del niño. La vejiga no puede almacenar toda la orina producida durante la noche debido a algunos de los factores descritos a continuación. Estos son los tres principales:

  1. El músculo de la vejiga no se mantiene relajado en toda la noche y presenta contracciones que expulsan la orina.
  2. El niño produce mucha orina durante la noche.
  3. El niño no consigue despertarse con las contracciones de la vejiga o las señales que ésta le envía advirtiéndole que está llena.

La mayoría de las veces hay antecedentes familiares. El riesgo de que un niño orine en la cama a los cinco años es del 15% en la población general. Si uno de los padres era enurético, el riesgo se convierte en 44%; si ambos padres eran enuréticos, el riesgo aumenta a más del 70%. Pero esto tampoco significa que sea culpa de los padres.

El estreñimiento también puede causar enuresis nocturna. El recto lleno de heces puede comprimir la vejiga y provocar contracciones del músculo (detrusor) y disminuir la capacidad de almacenar orina. El tratamiento adecuado del estreñimiento puede resolver la enuresis en la mayoría de los casos.

La enuresis también puede ser causada por la obstrucción de las vías respiratorias superiores, llamadas apneas obstructivas del sueño, debido a la hipertrofia de las adenoides y las amígdalas. Algunos niños con enuresis y apnea del sueño se convierten en continentes en el período posoperatorio con la eliminación de la obstrucción de las vías respiratorias.

Aunque en la mayoría de los casos la enuresis es una afección benigna, es necesario conocer las señales de alerta de otras enfermedades que también causan pérdida de orina, como diabetes mellitus, problemas de la médula espinal, infecciones del tracto urinario y problemas de la vejiga. La pérdida de orina durante el día es siempre una señal de alerta. En la diabetes vemos pérdida de peso y aumento de hambre y sed. En los problemas de la columna, hay dolor en la espalda, los miembros inferiores y cambios en la forma de caminar y pisar, además de dificultad para orinar y manchas y pelos en la espalda (región del lomo sacro).

TOP 10

  1. Mojar la cama no es culpa del hijo ni de los padres.
  2. Existen varias opciones de tratamiento con buenos resultados.
  3. ¡Mojar la cama es común! Si hay antecedentes de enuresis en la familia, hay que decírselo al niño. Probablemente otros compañeros de su escuela tengan el mismo problema, pero a nadie le gusta hablar de enuresis, por lo que el niño no lo sabe y cree que es el único que moja la cama.
  4. Mojar la cama puede venir de forma aislada o ser una señal de alerta de otras enfermedades.
  5. No castigue ni humille a su hijo y no permita que otros lo hagan.
  6. Lo que su hijo necesita es ayuda para resolver este problema. Busca ayuda. Ofrézcale la oportunidad de recibir tratamiento médico.
  7. Aumente la ingesta de líquidos durante el día y evite el exceso de líquidos por la noche.
  8. ¿Dolor o dificultad para evacuar? ¿Menos de tres evacuaciones intestinales durante la semana? Busque tratamiento para el estreñimiento. Esto puede resolver la enuresis.
  9. Evite las bebidas con cafeína que estimulan la vejiga.
  10. Mantenga el ambiente tranquilo y la rutina a la hora de acostarse. Esto es esencial para la profilaxis de los trastornos del sueño y para asegurarse de que el niño se acueste con la vejiga vacía.

Autor: Eliane Garcéz
País: Brasil
Especialidad: Urologista pediatra

Related Articles

Responses

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

:
:
: